Lázaro: engañado me has!

Reflexiones de una lectura pícara de El Lazarillo de Tormes:

LázaroReleyendo el Lazarillo de Tormes “pícaramente” y “en clave retail” (#EnClaveRETAIL), como siempre acostumbramos a hacer en este blog, me gustaría compartir con vosotros el más famoso y conocido de los fragmentos de la obra, en la que el ciego y el pícaro comparten un racimo de uvas, con cierta avaricia, gran sentido de la urgencia y mucha pero que mucha picardía.

Y si me permitís un comentario propio de tendero de barrio, estamos en plena época de uvas, así que dense prisa que “nos las quitan de las manos” (comentario que como dicen los italianos: se non è vero, è ben trovato.)

Creo que visualizamos la escena con una sonrisa en los labios… no?

Os invito a leerla:

 “Acaeció que, llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo de ellas en limosna.

    Acordó de hacer un banquete, así por no poderlo  llevar como por contentarme: que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes. Sentámonos en una  valladar y dijo:

    -Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad, y es que ambos comamos deste racimo de uvas y que   hayas de él tanta parte como yo. Partirlo hemos de  esta manera: tú picarás una vez y yo otra, con tal  que me prometas no tomar cada vez más de una uva.

    Yo haré lo mismo hasta que lo acabemos, y de esta suerte no habrá engaño.

    Hecho así el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance, el traidor mudó propósito, y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debería  hacer lo mismo. Como vi que él quebraba la postura  no me contenté ir a la par con él; más aún pasaba adelante: dos a dos y tres a tres y como podía las  comía. Acabado el racimo, sostuvo un poco el escobajo en la mano, y, meneando la cabeza, dijo:     

  -Lázaro: engañado me has. Juraré yo a Dios que has  comido las uvas de tres a tres. 

    -No comí -dije yo-; mas, ¿por qué sospecháis eso?

    Respondió el sagacísimo ciego:

    -¿Sabes en qué veo que las comiste de tres a tres?

    -En que comía yo dos a dos y callabas.”

El lazarillo de Tormes (Anónimo)

Supongo que todos, o al menos casi todos ya conocíamos este pasaje, y también es de suponer que la mayoría de nosotros hemos vivido en carne propia, o muy de cerca una situación parecida.

Haciendo honor al nombre de este blog, trataremos de reflexionar y comentar la jugada “en clave retail”, extrapolando lo leído a nuestras realidades cotidianas, a nuestras tiendas, clientes, compañeros y competidores.

Parece que en muchas ocasiones “entre pillos anda el juego” y hablamos de confianza, cuotas de mercado/bolsillo (en el fragmento que hemos leído lo llaman racimo! ;-), promesas e indicios.

Comparto algunas de las “maldades” que se me han ido ocurriendo:

      • Productos publicitados que no son de donde dicen ser.
      • Publicitar 2ª unidad al 50% al 70% o a lo que quieras, pero solo se publicita la barata. ( Ningún Cliente os ha dicho que entonces sólo quiere comprar la segunda?… a mí sí!).
      • Algunas mal llamadas “tarjetas de fidelización” que te cobran más por adelantado para convertirte en rehén…  (cierto es que se lo cobran a todos, y sólo lo devuelven a quien regresa a reclamarlo… triste, no?).
      • No destarar el papel o las barquetas en productos frescos.
      • Vender productos muy próximos a la fecha de caducidad o consumo preferente.
      • Errores en precio… (ya se que no se cometen a propósito… pero muchos Clientes creen que sí).
      • Publicitar en grande el precio de los 100grs… o del cuarto de kilo… (es tentador hacer que parezca más barato, no?).
      • Querido lector, si se te ocurren más ejemplos, te ruego que los compartas con nosotros, vía comentarios en este blog. Gracias! ;-)

 No digo que sean verdades, ni engaños en sentido estricto las “picardías” que se me han ido ocurriendo, lo que sí creo es que muchos de nuestros Clientes se sienten como el ciego… que no se bien con cuanta razón brama:

Lázaro, engañado me has!

El Cliente en muchos casos ya desconfía de todo, ya que es triste práctica habitual de los malos comerciantes, el jugar con todos estos aspectos, amparándose en que son las reglas del Mkt o del comercio… y sabe, o supone que en “todas partes cuecen habas”

Os regalo una idea que sin duda contribuirá a que establezcáis vínculo con vuestros Clientes y vendáis más y mejor… hoy y mañana… y sea el que sea el producto o servicio que vendáis:

 

Tratad a vuestros Clientes como os gustaría que os tratasen a vosotros!

 

Os deseo buena venta!

 

José Ignacio Perier

Anuncios

Acerca de jiperier

Soy José Ignacio Perier, un tendero en un mundo en el que todos vendemos algo. Puedes saber más de mi en mi perfil de Linkedin, en Twitter: @jiperier o directamente hablando conmigo (675 57 89 75). Muchas gracias por dedicarme tu tiempo y un abrazo!
Esta entrada fue publicada en Actitud, Claves del Retail, Comercio justo, EnClave RETAIL, Enseñanza, Fábula, RETAIL Blog y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s