Cuando es peor el remedio que la enfermedad!!!

Cuando ladran los perros del amanecer!!!

Os confieso que mi (creo que nuestra) paciencia al respecto de la actualidad económica, macro-económica, política, financiera… que termina tornándose en Social y perjudicándonos a todos, esta tocando a su fin.

Parece que todas las decisiones que toma la casta política (y me da igual de qué “color” sean…) están justificadas en que si no… nos “rescatan”, en vez de “es lo mejor para salir de la crisis, para que nuestras cuentas sean razonables, para crear empleo…

El “miedo” de la casta política (de todos!!!) parece ser que es que otros tomen las decisiones, que les desautoricen… que les quiten la silla, el despacho, el coche oficial… sus privilegios, amparados demagógicamente en la voluntad popular.

Pues he de confesar que a mi… eso, más que preocuparme, me esperanzaría… porque cuando tomamos consciencia de que es es peor el remedio que la enfermedad, empezamos a plantearnos otras soluciones o asumimos nuestro destino.

Reflexionando sobre este tema, me he puesto muy “transcendente” y por esos mecanismos de la mente he recordado una magistral canción de Joaquin Sabina al respecto.

Os invito a escucharla, leerla, reflexionar sobre ella… y disfrutarla.

(Cuando ladran los perros del amanecer!!!)

Y la letra… no tiene desperdicio:

“A la hora del atraco y la pasión,

cuando el infierno acecha en la escalera,

cuando pierde los nervios la razón,

y cruza el perseguido la frontera,

a la hora de abrazar,

a la hora de matar.

A la hora en que se afeita el violador,

y duerme el centinela en la garita,

y sueña con la gloria el mal actor,

y deshoja el deseo su margarita,

a la hora de apostar,

a la hora de rezar,

cuando vuelan los pájaros de la ansiedad.

Cuando el olvido tarda en acudir,

cuando diseña el preso el plan de huida,

y el usurero esconde su botín,

y cuenta las pastillas el suicida,

a la hora del desamor,

a la hora del sudor.

A la hora del primer despertador

cuando entra al metro el exhibicionista

y llora el eyaculador precoz,

y se masturba la telefonista,

a la hora del ardor,

a la hora del terror,

cuando cantan los grillos de la depresión.

Cuando los besos saben a alquitran,

cuando las almohadas son de hielo,

cuando el enfermo aprende a blasfemar,

cuando no salen trenes para el cielo,

a la hora de maldecir,

a la hora de mentir.

Cuando marca sus cartas el tahúr

y rompe el músico su partitura

y vuelve Nosferatu al ataúd

y pasa el camión de la basura,

a la hora de crecer,

a la hora de perder,

cuando ladran los perros del amanecer.”

Parece que ésta es la hora de la verdad, la hora de los valientes; Cuando parece peor el remedio que la enfermedad!!!

José Ignacio Perier

Anuncios

Acerca de jiperier

Soy José Ignacio Perier, un tendero en un mundo en el que todos vendemos algo. Puedes saber más de mi en mi perfil de Linkedin, en Twitter: @jiperier o directamente hablando conmigo (675 57 89 75). Muchas gracias por dedicarme tu tiempo y un abrazo!
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Enseñanza, Fábula, Liderazgo, Personas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s