Quién le pone el cascabel al gato?

Ahora que las cosas parece que se están poniendo cada vez más y más complicadas, en los que se multiplican las reuniones que proponen planes que pretenden salvarnos de todos nuestros males.

Ahora que todos nos quejamos sobre cómo nos afectan (por no decir perjudican) las decisiones que otros toman y se nos ocurren mil y una maneras de solucionarlo, recuerdo la fábula que me contaban cuando era niño…

Quién le pone el cascabel al gato?

Desde hacía mucho tiempo, los ratones que vivían en la cocina del granjero no tenían qué comer. Cada vez que asomaban la cabeza fuera de la cueva, el enorme gato gris se abalanzaba sobre ellos. Por fin, se sintieron demasiado asustados para aventurarse a salir, ni aun en busca de alimento, y su situación se hizo lamentable. Estaban flaquísimos y con la piel colgándoles sobre las costillas. El hambre iba a acabar con ellos. Había que hacer algo. Y convocaron una conferencia para decidir qué harían.

Se pronunciaron muchos discursos, pero la mayoría de ellos sólo fueron lamentos y acusaciones contra el gato, en vez de ofrecer soluciones al problema. Por fin, uno de les ratones más jóvenes propuso un brillante plan.

—Colguemos un cascabel al cuello del gato -sugirió, meneando con excitación la cola—. Su sonido delatará su presencia y nos dará tiempo de ponernos a cubierto.

Los demás ratones vitorearon a su compañero, porque se trataba, a todas luces, de una idea excelente. Se sometió a votación y se decidió, por unanimidad, que eso sería lo que se haría. Pero cuando se hubo extinguido el estrépito de los aplausos, habló ei más viejo de los ratones. . , y por ser más viejo que todos los demás, sus opiniones se escuchaban siempre con respeto.

—El plan es excelente —dijo —. Y me enorgullece pensar que se le ha ocurrido a este joven amigo que está aquí presente.

Al oírlo, el ratón joven frunció la nariz y se rascó la oreja, con aire confuso.

—Pero… —continuó el ratón viejo—, ¿quién será el encargado de ponerle el cascabel al gato?

Al oír esto, los ratoncitos se quedaron repentinamente callados, muy callados, porque no podían contestar a aquella pregunta. Y corrieron de nuevo a sus cuevas… , hambrientos y tristes.

Hablando en términos generales, claro…

Claro que sería una magnifica solución ponerle el cascabel (solución) al gato (nuestra amenaza)… o convencerle para que se haga vegetariano, influirle para que sólo coma queso, o cualquier otra solución, no? 

Hay muchas recetas para los problemas que nos acechan y muchas de las que pretenden serlo, no lo son más que en teoría… pero una vez trazado el plan y esperemos que sea bueno, lo que hace falta es ponerlo en práctica con determinación, perseverancia, coraje y valentía.

Y ahora os pregunto yo:… Quién le pone el cascabel al gato?

José Ignacio Perier

Anuncios

Acerca de jiperier

Soy José Ignacio Perier, un tendero en un mundo en el que todos vendemos algo. Puedes saber más de mi en mi perfil de Linkedin, en Twitter: @jiperier o directamente hablando conmigo (675 57 89 75). Muchas gracias por dedicarme tu tiempo y un abrazo!
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Consultoría, Curso, Enseñanza, Fábula, Formación, Liderazgo, Personas, Retail Training. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Quién le pone el cascabel al gato?

  1. jiperier dijo:

    Gracias por tu comentario Antonio.
    Qué pases un buen día!
    José Ignacio

  2. Antonio dijo:

    Yo, lamentablemente , todavía no se me ha ocurrido ni lo del cascabel al gato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s